©2018 Recarey Consultores S.L

Cargando...

Noticia

Ante las últimas medidas aprobadas por el Gobierno para endurecer el impuesto de Sociedades, la patronal destaca en el informe que aprobará hoy su junta directiva que España es el séptimo país de la Unión Europea con una mayor «carga tributaria» a las empresas. Las compañías nacionales, según el documento «Paying Taxes 2016» elaborado por el Banco Mundial y Pwc que cita la CEOE, enfrentan un tipo del 50%, el séptimo mayor de la UE. Es decir, nueve puntos por encima de la media europea, que cuenta con una carga del 40,6%.

El informe trata de medir la fiscalidad que soportan las empresas e incluye el impuesto de Sociedades sobre los beneficios (un 13,3% sobre la carga fiscal total), las cotizaciones sociales a cargo del empleador (el mayor concepto, al suponer el 35,9%) y otros impuestos (0,8%).

«La presión fiscal empresarial española está al nivel, si no es más alta, que la media europea», lamenta la patronal en el documento, que destaca que otros países como Alemania -con un tipo del 48,8%- o Reino Unido -del 32%- cuentan con una fiscalidad más amable para las empresas.

Como fuere, en la última edición del informe para 2018, publicado hace unas semanas, España ha mejorado su posición en el ranking, bajando al noveno puesto, pero sigue por encima de la media continental. A ello ha ayudado la rebaja del tipo nominal aprobada en 2015, que lo recortó del 30% al 25%.

El impuesto de Sociedades recaudó en 2016 un 2,3% del PIB frente al 2,6% de media. Es el más próximo al nivel de la UE: mientras el IVA recauda un 6,4% del PIB, lo que contrasta con el 7% de la UE, el IRPF ingresa un 7,3%, menor al 9,3% que se da en Europa.